Sábado, 29 Julio 2017 17:25

Desencanto en Perú a un año de Pedro Pablo Kuczynski

Written by 
Rate this item
(0 votes)

LIMA. Aquella noche parecía una fiesta. Sobre el escenario había luces de colores, banderas que ondeaban con sus iniciales y Pedro Pablo Kuczynski —entonces candidato de centroderecha a la presidencia de Perú— sonreía mientras tomaba el micrófono para referirse a su rival en las elecciones.

“Hijo de ratero es ratero”, dijo sobre Keiko Fujimori, entonces candidata derechista e hija del expresidente Alberto Fujimori —sentenciado a 25 años de cárcel por corrupción y asesinato— quien perdió las elecciones en una reñida lucha y ahora es lideresa del partido opositor que domina el parlamento. Era mayo de 2016 y sus seguidores respondieron con vítores, pero los miembros del partido de Fujimori afirmaron que se arrepentiría de sus palabras.

Hace sólo unas semanas, en lo que podría parecer un giro inesperado y a punto de cumplir su primer año en la presidencia, Kuczynski posó ante las cámaras de la prensa con Fujimori luego de un encuentro en el Palacio de Gobierno. Tras considerar que ella tiene una bancada de 71 legisladores en el Congreso —la más numerosa en la historia fujimorista— y Kuczynski sólo tiene 17, algunos analistas calificaron la reunión como un intento del mandatario por suavizar la comunicación con su exrival.

Su entorpecida relación con Fujimori no es lo único que opaca el primer año de gobierno del exbanquero de Wall Street de 78 años. Durante la primera mitad de 2017, Perú sufrió una catástrofe natural a causa de las inundaciones derivadas del fenómeno conocido como “El Niño Costero”, que mató a 158 peruanos y costó al erario unos 3.100 millones de dólares según cálculos recientes de Munich Re, la mayor aseguradora del mundo.

Asimismo, su gestión se vio afectada por los efectos del escándalo de corrupción ligados a la constructora brasileña Odebrecht —que en Perú y otros países de la región ofreció sobornos a funcionarios públicos a cambio de obtener licitaciones—, lo que representó un obstáculo para materializar proyectos clave por más de 9.223 millones de dólares y al no concluirse han dejado sin trabajo al menos a 40.000 personas, según sindicatos y empresas.

Esos dolores de cabeza sumados a continuas tensiones políticas con el parlamento fujimorista —que empujó a la renuncia de tres ministros de Kuczynski— provocó que la confianza empresarial cayera de 96% a 30% desde el inicio de su mandato y hasta ahora, según una encuesta mensual de la firma Apoyo Consultoría, y entumeció la economía: hasta abril de este año, ésta solo había crecido 0,1%, la cifra más baja de los últimos ocho años, y las estimaciones anuales calculan que será de apenas de 2% del PBI.

Read 154 times

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.